AQUI PUEDES SEGUIR ESTE BLOG

viernes, 5 de agosto de 2011

DEL VERBO HABER EN PRETÉRITO PERFECTO SIMPLE (TERCERA PERSONA): HUBO O SOBRE LA EVASIVA DE TENER UN AMANTE

Uno de los verbos más complejos en español y por lo tanto continuamente abusado es el verbo “Haber”, es irregular en su esencia y tiene además un uso frecuente como impersonal (HAY amigos que te traicionan), muchos los usan en el sentido de somos o estamos, el concebido error de: “HABEMOS 18 personas”. Como verbo personal, su procedencia latina dice que significa “tener”, y he allí uno de sus problemas al conjugarse, pues perdió sentido según su raíz pero ganó en cuanto a verbo auxiliar, tanto así, que se afirma que es el principal de esta especie, es usado comúnmente para determinar los tiempos compuestos de la conjugación, es decir todas las formas simples del verbo haber más el participio del verbo que se esté conjugando, (Me HUBIESE quedado – La HE amado – Me anunciaron que él HABRÍA venido, Si sólo se HUBIEREN hablado).

En su terreno principal, como verbo auxiliar, tiene dos usos comunes, que denotan obligación o conveniencia sobre el sujeto que recibe la acción, veamos: HABER de + Infinitivo y el otro uso es HABER que + Infinitivo

HABER de + Infinitivo: Esta perífrasis denota obligación, conveniencia o necesidad de que el sujeto realice la acción indicada por el verbo (HE de reconocer que no supero el odio que te siento – HA de llorar como nunca por su soledad – Mi amor por Usted HUBO de ser puesto en su pelvis o en la pelvis de mi amigo – HUBIMOS de esperar toda una eternidad para superar la tragedia que convocaste – No HEMOS de terminar hasta que cese el dolor – Todo el tiempo pienso en que HABRIA de pasar lo que pasó, no sé de qué me aterro si así la conocí)

HABER que + Infinitivo: De la misma manera, funciona como necesidad o conveniencia (HAY que encontrar la confianza lejos de tu calentura - HABRÁ que ver, si él es tan buen amante), es importante decir que sólo se conjuga en tercera persona, es incorrecto decir: HAY que entregarnos de verdad, lo correcto es HAY que entregarse de verdad (tercera persona y en infinitivo).

Otro uso del verbo haber, es como verbo impersonal, y se encarga de determinar la presencia de lo que designa el sustantivo que lo acompaña, y que usualmente va antes del verbo (HAY un poema abandonado esperando que lo recojas – HABÍA una advertencia sobre lo que nos podía pasar - Mañana HABRÁ una nueva escena… sin ti… sin mí.)

Puesto que el sustantivo que aparece en estas construcciones es el complemento directo, el hecho de que dicho sustantivo sea plural no supone que el verbo haya de ir también en plural, ya que la concordancia con el verbo la determina el sujeto, no el complemento directo. Es incorrecto HABÍAN 22 razones para decirte que te amaba, es correcto HABÍA 22 razones para decirte que te amaba, este error ocurre porque se interpreta el sustantivo que aparece pospuesto al verbo HABER como su sujeto y, consecuentemente, se pone el verbo en tercera persona del plural cuando dicho sustantivo es plural, el ejemplo anterior o este, entre ellos HABÍAN más silencios que cosas por decir, lo correcto es decir entre ellos HABÍA más silencios que cosas por decir. (HUBO varios momentos en lo que no te soportaba – HUBO muchas oportunidades en las que tuve que disimular que no sabía que tenías a alguien más – HABRÁ millones de razones de tu parte… todas caninas). Y he aquí un error casi imperceptible, la pluralización del verbo… Ella me dijo que iban a HABER muchas noches para sentir orgasmos… lo correcto es: Ella me dijo que iba a HABER muchas noches para sentir orgasmos. Otro ejemplo erróneo: Él le dice que van a HABER más viajes para que tengan encuentros de piel… Lo correcto es: Él le dice que va a HABER más viajes para que tengan encuentros de piel.

Este uso me encanta: el verbo HABER como impersonal, expresando tiempo, para referirse a un pasado, ejemplo: Tantas lunas HA, que tu imprudencia me acusa y tu candidez me repudia, otro más: HUBO un encanto, muchos años HA, pero todo se convirtió en un recuerdo semifeliz.

Más usos, HABER lugar (Definitivamente no HA lugar tu intención de lastimarme – Aquí HAY espacio para ofensas y ganas de desquitarse), HABIDA cuenta (Expresa “según lo anterior” o según lo expuesto: HABIDA cuenta de nuestra experiencia hoy detesto las relaciones virtuales

El participio de los tiempos compuestos es invariable, y no puede ir separado del auxiliar HABER por ninguna otra palabra, veamos el ejemplo incorrecto: Lo HAS muy tranquilamente hecho… te reconociste sin límites, lo correcto es Lo HAS hecho muy tranquilamente… te reconociste sin límites.

Todo esto lo digo por una sola causa, hubo alguien, que te dio lo que dejé de darte, o ponlo así, hubo alguien que me dio aquello que asesinaste en mi. Me imagino lo peor para sentir menos dolor, como que te metieras con un amigo mío, como que me juraras que esas llamadas y esos encuentros eran casuales y laborales, como que tu inapetencia tuviese que ver con mi hostilidad… como si las advertencias intuitivas se disfrazaran de celos torpes…

Hubo mil maneras de callarnos y tan pocas de decirnos que esto no resultaba, confusiones entre el amor, las ganas, la esperanza y la costumbre… ¿Sabes? Después de mis metáforas, todas estúpidas e infructuosas, sobre que tú tenías mi mapa, o que conocías mis puntos débiles, y todas esas charlas sobre el poder y la responsabilidad, sólo queda aquello que nuestros poros recuerdan, dos o tres imágenes de paisajes, una docena de intentos, cuatro esfuerzos serios y mil argumentos de rencor insuperable.

Te pienso y quiero escupir, te pienso y suspiro con los dientes bien cerrados para no maldecirte… pero mi bondad y mi nostalgia, que siempre andan en conciliación, me indican que hubo buenos, inmensos, intensos e inolvidables momentos y que ahora nos hemos de encontrar sin pretensiones, livianos y lo suficientemente cínicos.

Después de todo esto, te respiro con menor dificultad, te dejo huellas en la piel, como un mensaje claro para tus comensales… conozco y reconozco a los tuyos… he de ir a reuniones familiares para buscar su aceptación… me debo callar porque hubo alguien que te dijo lo apropiado, me debo enmudecer porque quizá sigues con él por atracción o porque el tiempo a su lado no pasa tan rápido como junto a mí.

No es por lo que me diste, te hiciste o te sacrificaste… no es por lo construido hace unos segundos, doce semanas, cinco meses u ocho años, no es por tu movimiento sincrónico o tu permanente huida… esto se trata de decirte la manera como cambiaste el concepto de confianza… cómo una llamada, que parece que viniera de muy lejos, me jode, me molesta, me hace creer que esta escena tiene subtítulos que no conozco.

Entre otras cosas te cuento que mi antivirus no funciona… ¿irónico no? Estamos infectados… quizá por tu vulnerabilidad o sólo porque digo cosas que duelen… me duelen.

Me imagino tus zapatos despegados o una flor en tu atuendo, las propuestas indecentes o tus supuestas depresiones, tus crisis de ansiedad que escondes en tus ocupaciones o cómo te refugias en alguien… alguien con coraje… verdadero, que escribe menos y hace más… alguien que viaja, se arriesga, te alaba…

Entonces los recorridos por tu piel cobran nuevo significado, te cuento en secreto que quiero descubrir su olor, el olor de ese, de él... el que te hace vibrar, y yo voy lento y sin afán, recorriendo rastros de otro, descubriendo la ruta que siguió… pienso lo que él te decía, tu cara, tus afanes y tus tranquilidades… eso es, me has dado la más sincera, cruel y espectacular lección de masoquismo, y yo como buen estudiante me he destacado… y mi graduación ha de ser con honores.

Antes de irme, quiero decirte que te noté irritable, ansiosa, como preguntándome si me podías consentir, como insinuando que somos necesarios… como si acaso no hubiese visto a tu madre o no conociera a tu padre… y me agobian las imágenes y creo que le dirás lo mismo… que te nombrará como yo lo hago…

Mira todo lo que se me ocurre en tu ausencia… es recomendable que me acompañes… cuando puedas, cuando te dejen…

(...) Pisos opacos y brillantes, escritos de te amo en las paredes, películas extranjeras, xenofobia… elefantes que ya no están en su puesto, el marco de la puerta que siempre se zafa, tus gritos comprimidos, las risas sobre lo que hemos sido y de nuevo la tranquilidad de haber dado todo (...)

3 comentarios:

Ross dijo...

Hay cosas que se muestran solas... solo hay que observar.

Anónimo dijo...

me encantó....gramática.... una de mis pasiones.....

Anónimo dijo...

Eres un mago para disimular tanto odio... o dolor... pero insisto, siempre queda como una luz o esperanza... no sé... se siente que no todo está perdiso. Besitos.