AQUI PUEDES SEGUIR ESTE BLOG

lunes, 10 de junio de 2013

"BÚ": VOZ DE FANTASMA


La diferencia entre tener memoria y querer recordar,
tiene que ver con el nivel de conciencia.


El tiempo era una broma, se esfumaba a su lado y gastar horas observándola era tan sencillo como quedar al servicio de la belleza de su rostro, por ello, todo lo que me acontecía tenía que ver con ella, aclaro el concepto de “todo lo que me acontecía”, me refiero a que la había declarado mi vida.

Quizá tanto parecido, me refiero a lo emocional y a los lugares relacionales de los cuales veníamos, nos mimetizó en una relación empática, pero los grandes marcos de igualdad no hacían posible que las pequeñas diferencias se pudieran solucionar.


Me acusó de egocéntrico, yo de inconsecuente, me dijo que yo era un niño consentido y yo que ella era una indolente, me dijo que era obvio que pasaba por momentos difíciles y yo le dije que había estado ahí, pero que ella no me había visto. Me amenazó con volverse un fantasma y yo le dije que yo era un exorcista de oficio.


“No se trata de ti, entiéndelo” mientras me miraba con decepción, “Está bien”, le dije con cara de angustia “Además, no soporto tu constante -disponibilidad-, ¿No entiendes que lo fácil aburre?”, “disculpa, yo sólo quería…” le dije con cara de quien había olvidado sonreír, y ella me interrumpió fungiendo afecto “No te disculpes por todo, soy yo la que no puedo quererte”… "ok" dije, bajando un poco la mirada y la voz... "No te victimices más"... y yo me fui indignando, pensé ¿no será que me tiene estigmatizado? y segúi en mis pensamientos, es más, casi que cuento un chascarrillo sobre mi manera sensible de amar.


Y sentí, que la herida se había rasgado de nuevo, las promesas de no hacerme daño, la ternura golpeada… pero, de la misma manera, recordé mi actitud nueva, se trataba de no clasificar lo que sentía, ni mucho menos de andar pendiente de lo que otros sentían por mí.


Entonces, reí, si no puedo entender muy bien, lo que siento por ella, mucho menos entenderé lo que siente por mí…


No se trata de estar juntos, se trata de estar bien, sólo eso.


Carta de amor


Hola Bonita, quisiera decirte tantas cosas, entre ellas que te extraño, no sólo por compartir tus besos, tu piel o poder disfrutar de tu presencia, o tus chistes -la mayoría más malos que lo míos, sino porque me haces falta. (No creas que es una referencia de fútbol)


¿Para qué?... ¿Qué te dijera?, ya sabes para tomarte de la mano.


¡jajaja!, era una bromita, en serio Bonita, por ahí ando pendiente de ti,


Espero que todo (nos) salga bien.


(Nota: Para evitar complicaciones se pone toda referencia conjunta entre paréntesis)

No hay comentarios.: