AQUI PUEDES SEGUIR ESTE BLOG

viernes, 10 de octubre de 2008

La rana Pérez (Fábula en verso)

Abrió los ojos el Sol oyendo el clamor de todos,
que como anfibios decían: ¡Quítanos pronto este frío!
El Astro Rey se dispuso y apoyándose en los codos
soltó sus rayos dorados para calentar el rio.

Dichosos dieron las gracias, al Sol por aquel favor;
mientras la rana dormida no se percató de nada,
en su piedra y panza arriba disfrutaba del calor,
roncando muy complacida babeaba desparramada.

El Sol se puso indignado al ver el desplante atroz
entonces mandó sus rayos a aquella rana dormida;
la descarada no hizo caso y no escuchó aquella voz,
que le decía elocuente: ¡Despierta rana entumida!

El Astro le calentó la colita de su verde atuendo;
esa parte dolería cuando tocara el piso,
la rana se despertó e intentó salir corriendo
pero la ampolla ardía y saltar fue lo que hizo.

Desde aquella vez la rana, dando brincos siempre anda
por no saber valorar de los otros su nobleza;
se extiende a tomar el sol sin guantes y sin bufanda,
como pidiendo perdón al mundo por su pereza.

Moraleja:
"Si un día de estos te encuentras que ya estás muy deprimido,
cuando sientas que el cansancio parece que en ti no cesa,
que las cosas no andan bien y te ves más que aburrido,
recuerda a la rana Pérez, que se quemó por pereza".

2 comentarios:

TioRico PoKer dijo...

sea mi icono en los momentos de desason existencial,

gracias por tu elocuas verso

ktherinserrato dijo...

profe me impacta tu forma de escribir, es interesante tu vida y tus pensamieentos, no he parado de leer todo lo que has escrito.