AQUI PUEDES SEGUIR ESTE BLOG

miércoles, 19 de diciembre de 2012

UNO MÁS... UNO MENOS... (NO ES FÁCIL CREER)


Ella pasaba sus ojos por las letras y en aquel cuaderno viejo, pudo ver el diario de él:

Dudar es un acto de valentía, quizá se necesita dejar de pensar en la esperanza y en esas cosas lógicamente viables pero esotéricamente imposibles… se trata entonces de aceptar las condiciones  previas y asumir que los dados están en el aire, así, de todas formas, hay que esperar a ver qué resulta del azar.

Cada párrafo la hacía pensar que el estado de ánimo de él no andaba nada bien, seguía leyendo:

Y alguien dijo que cuando se ama se olvida que se es amigo, y se empieza a creer que la pareja es un asunto de propiedad privada, y arremete la soledad y la ausencia en compañía, que se vuelven como sombras de ese miedo al futuro… es la cercanía distante como el primer gran motivo para comportarse como extraños amables.

Respiraba con irregularidad al darse cuenta de lo que él contaba:

Es tiempo del abuso: de sobrepasarse a sí mismo, de no cumplir la promesa de dejarse joder, la cruel sospecha de la crueldad sospechosa y las culpas que se trivializan… es más, ni siquiera se asumen como culpas, son juguetonas simples que viven en un insoportable estado ludópata… inconscientes, inconsecuentes, sólo saben pasar el tiempo y negar su existencia

Se tomó una pausa para pensar en lo que había leído, todo era un enredo, tomó el cuaderno y continuó el viaje por su angustia:

De tal forma el abandono es un milagro que revive y aquello en lo que se puede creer se convierte en un "todavía te amo", y parece que todos los momentos y los lugares son errores permanentes, y que las fotos divertidas son ridiculeces y que las risas, son sólo eso… un llanto negado… Y  sólo por eso, tolerar es un verbo que no se deja conjugar en presente simple.

Cansada de tantos residuos emocionales, empezó a sentir asco:

Se unen en un sucio concubinato  lo justo y lo digno, como si alguien sólo reclamara su espacio y a otro eso le pareciera una ofensa moral, como si las faltas se facturaran en onerosas monedas extranjeras y el amor en empobrecidas divisas nacionales… la reciprocidad está de licencia, dicen que tiene una infección venérea por revolcarse con la miseria.

No soportaba sus redundancias, que a esta altura parecían ser a propósito:

Cuando la nubla cubre el panorama las decisiones también son nubladas, y es preferible no volver a solicitar ternuras, lo mejor es que los besos surjan sin ruegos y que las ganas aparezcan por sí mismas… lo más importante es no intentar hacer feliz a alguien que no quiere.

Y la densidad de su laberinto de emociones, la iba haciendo perderse en el traspaso del dolor:

Eran los momentos de la humillación: “Cuando tengas disposición, hablamos”, y eso de estar dispuesto era un subtitulo en otro idioma, era un asunto de arrogancia y de desprecio… ni  los superhéroes del reconocimiento, ni el afecto querían salvar la situación, ya la contradicción dominaba… cercanía distante, patanes amables, solos en compañía.

Se sentía confundida, parecía que el diario fuera escrito por varias personas, el autor estaba roto, era paradójico:

Celos, dudas, preguntas, recriminaciones… señalamientos, desconfianzas, hipocresías… y que de pronto surja la necesidad de querer bailar en una velada romántica con la luna atestiguando, o que el regalo de un chocolate envuelto con el mensaje "I LOVE YOU" sea la excusa perfecta para un beso inolvidable.

Rasgos de ternura tensionados por cursilería que ella aprobaba y rechazaba:

Recuerdo que me dijiste: “Extraño dormir sola… me haces falta… te amo…” y yo estaba sin más asideros que mis miedos, “sabes que no soy buena hablando cuando hay gente” y yo que empezaba a respirar con la dificultad de fingir apatía.

Y ese diario terminaba con una frase, que ella agradeció:  

"Mañana será mejor".

Ella cerró aquel cuaderno amarillo y lo puso en una mesa, sus ojos se quedaron suspendidos en el recuerdo de él. 

3 comentarios:

paula rodriguez dijo...

Es como si la memoria viajara en una nube a través del mundo queriendo olvidar o volver al pasado

Anónimo dijo...

Es hermosa la manera como describes lo que siente él y ella al leer

Caperucita dijo...

Poco tiendo a realizar comentarios x no decir q nunca.. Pero estos escritos, inspiraciones, historias.. Basadas en sentimientos reales de el o ella .. Son muy hermosos ! Como transportan mi mente.. Eso es ser un gran escritor.