AQUI PUEDES SEGUIR ESTE BLOG

martes, 28 de mayo de 2013

RECOMENDACIONES

Al despedirte dime te amo, cuando hagamos el amor dime te amo, cuando me beses dime te amo, cuando yo no sonría dime te amo... dime te amo, cuando me estés diciendo que me amas, dime te amo, incluso cuando no me lo digas... en los sueños fáciles o en el silencio difícil, en los olores de nostalgia o en la piel de la presencia; dime te amo en el humo caprichoso de los cigarrillos o al mirarnos en el espejo empañado de nuestros pasados, en las líneas escritas de la mano o en el tablero borrado del salón, en las notas de amor escondidas que fueron un reclamo o en los exagerados anuncios de un amor intenso, siempre dímelo. 

Dime te amo, que yo me encargaré de creerte, házmelo saber en el instante de cada instante, en los momentos de amor indecente o en los pulcros escenarios, cuando me mires o cuando me respires, cuando me toques o cuando me dibujes. 


En las sombras o en la luz, en el cine, en el momento en que te de un regalo o en la celebración de nuestro día... una mañana de un martes en la que nos encontremos o en la tarde de jueves en la que me acompañes, siempre dime te amo. 


Dime te amo cuando hablemos de cualquier cosa, como de las baterías muertas de nuestros computadores portátiles, o cuando venga la vil tragedia, también en los momentos de excesos rigurosos o en los combates simples, en tus viajes a la tierra hostil, en los momentos de la tristeza repentina o en la construcción tardía de mis conceptos, dímelo, justo antes de la promesa de ver el sol juntos o cuando pienses en el nombre de tus hijos. 


Cuando se presente el terror por el futuro o en la esquina del miedo al presente, dime te amo al lado de tus ambiciones legales o en tus peticiones legítimas de ver colores, obviamente, dime te amo como preludio a los masajes preliminares, como agradecimiento cálido a mis cuidados, como respuesta solemne a mis imprudencias, como naturaleza que conjuga la ternura y lo bestial, como negación de la certeza... sólo dilo.


Yo sólo te lo digo con la firma de mi espíritu, yo sólo puedo maravillarme al sentir que lo dices y saberme feliz por ser tú quien lo pronuncia, quien lo vuelve sonido frágil que me da fuerza... 


Hazlo, con certeza, respeto, humildad, pasión, alegría, hazlo y verás por primera vez a un hombre enamorado.


2 comentarios:

titaniabrv dijo...

JE q romantico... me gusta

Pollito Pataletoso dijo...

Como siempre dejar filtrar el sentimiento del amor.. produce la más bonita inspiración para lo que se hace y para lo que escribe..
Espero que ese nuevo amor que llego a llenarle de sangre las venas.. sea una persona especial, tan especial como Usted la merece :)

Pollito Pataletoso JjjAJ..