AQUI PUEDES SEGUIR ESTE BLOG

martes, 6 de agosto de 2013

MODIFICADO


"Aún así, cambiado, mutado y demás, creo en la dignidad... pese a que no tengo una razón honesta, para ocultar mi reacción, (causa de tus acciones), me pliego, me retiro, te obedezco."

Eso fue lo que pensó escribir aquel solitario, se lamía en su rincón, como queriendo sanar las heridas, como disimulando la frustración que se renovaba con una rapidez insólita.

Pensó en decirle que no tenía porqué hacer nada por ella, quiso gritarle que esto no era una venganza, ni los trozos de la miseria que ella misma había causado... deseó, por un momento que ella, no hubiese existido.

"¿Qué quieres que diga? ¿Que estoy tranquilo ante tus actos... que soy un obsesivo compulsivo y que te persigo? No, sólo me quedan los recuerdos desgastados y las frustraciones moribundas, ya no eres, ya no estás, ya te fuiste."

Y se dio cuenta que seguirla nombrando era una autotraición, que su nombre ya no lo podía escribir, que no la tenía como contacto en su móvil, y que el último mensaje había llegado de un número desconocido. Todo era gracioso, ella le hablaba de imagen, cuando ella lo había convertido en un intenso e insoportable, ella se preocupaba por su exposición, cuando ella lo había desnudado sin más argumento que su especulación amatoria.

"Todo lo mejor, lo más precioso te lo di, no tengo más sino los recuerdos anudados a la falta de explicación y a la angustia de no saber qué pasó."

Quiso hablarle de la locura, quiso hablarle de la insensatez, quiso hablarle de la incoherencia, quiso decirle tantas cosas, pero ya no tenía sentido... 

"Despacio, sin dolor, rápido, con ausencia, las deudas fueron saldadas, la misericordia existe, la bondad triunfa."

El escritor, habla consigo mismo, construye personajes que parecen reales, personajes que hacen reclamos, que lo leen, que se sienten con derecho... personajes que arañan la supuesta consecuencia de sus actos.

Él enloquece en su silencio y es cuerdo en sus palabras, toca el frío y sonríe como un maleante que acaricia su objeto robado, pero,todos saben que es un simple niño que un día, se dejó convencer, un inocente que aún cree en la magia, alguien, que tiene la maldición bendita o para estas alturas la bendición maldita de sentir... pero hoy está modificado.

"¿Sabes?... no, es obvio, no sabes."

No hay comentarios.: